Tarta réplica de un coche marca Mercedes Benz, con su taco de billetes de 500€, que nunca viene mal, decorado con fondant y papel de azúcar comestible, con tinta comestible, relleno de dulce de leche y con un estupendo bizcocho de chocolate.