¿A quien no le apetece un buen café con sus galletitas?

Tarta personalizada, tallada con la forma de una taza del Starbucks, con su espuma y su sirope de caramelo.

Una taza con sabor a bizcocho de chocolate relleno de ganache.