Tarta personalizada de cumpleaños con temática de cine, con forma de bobina de película y una secuencia de fotos impresas en papel de azúcar con tinta comestible.

Al cortar la bobina encontrarán un bizcocho de chocolate relleno de un delicioso ganache.