Tarta personalizada de Red Velvet rellena de queso, tallada en forma de una zapatilla de deporte creación de Balenciaga.